Menu
A+ A A-

Los Capitales de hoy en día

Gracias a Pilar Jericó, descubrí a principios de semana a Baruch Lev, un profesor del NYU Stern que trata el tema de los intangibles, algo que, como sabéis, estoy tratando últimamente. Entre muchas otras cosas interesantes, hablaba de la importancia del capital organizacional, frente a la fuerza de trabajo (L) y el capital físico (K). En la equación de crecimiento de Solow

Y=AK^aL^{1-a}\,




Se tiene A como toda la parte de crecimiento que no se explica con el aumento de la fuerza del trabajo o del capital físico. Se atribuía normalmente a la tecnología. ( No voy a entrar ahora a discutir el modelo, sólo quiero mostrar qué factores se tienen normalmente en cuenta).

Lo que es K y L se tiene muy en cuenta en las empresas, está contabilizado y se representa en los balances. Pero es que si tenemos en cuenta que hoy en día las empresas tienen un acceso similar al capital y a la mano de obra, lo que va a determinar la mayor competitividad va a ser A. Pero A no es sólo tecnología, es capital organizacional. El capital organizacional es la forma en la que se hacen las cosas en la empresa, la innovación, los atributos que tiene la marca, la gestión de sus empleados, el marketing,... Me suena a obviedad, y me carga decir obviedades, pero creo que es importante tener en cuenta de que hablamos de un tipo de capital, que contribuye a la producción de la empresa, y que crece con la inversión que se realice en él. De hecho según el modelo los crecimientos en A, tendrán mayor impacto que los incrementos en K y L. No me quiero meter, tampoco, en la parte matemática; pero creo, que razón no le falta.

Innovación y el límite del esfuerzo

Sucede que vivimos en un mundo en el que la innovación y la mejora constante va a ser una importante ventaja diferencial, si no es una necesidad de supervivencia. En la que nosotros, a nivel individual o dentro de las organizaciones para las que trabajamos o colaboramos, necesitamos ir aprendiendo nuevas cosas para hacer lo que hacemos mejor, ir perfeccionándolo.

Sin embargo, leyendo a Peter Senge, éste nos comenta cómo el crecimiento tiene un límite cuando se enfoca en el esfuerzo. Esto quiere decir que mediante un mayor esfuerzo podemos mejorar nuestros resultados, hasta un punto. Este punto de inflexión llega cuando a un mayor esfuerzo nuestros resultados mejoran muy poco o nada.

Esto no es nada nuevo, pero no se tiene en cuenta a nivel de creación e innovación. Esta idea que viene a ser una aplicación de los rendimientos decrecientes a escala aplicado al capital intelectual. Para los que conocen menos o no lo recuerdan, los rendimientos decrecientes a escala cuando se va incrementando el input de un recurso y esto hace crecer menos que proporcionalmente el input. Para tenerlo claro un ejemplo. Podemos tener un campo de patatas en el que tenemos a una persona trabajando y produciendo 10 patatas, por ejemplo. Si añadimos otra persona puede ser que se produzcan 25, por la sinergia que se produce (esto sería rendimientos crecientes a escala). Pero si seguimos añadiendo llegará un punto en que cada trabajador extra que pongamos producirá menos que el anterior (rendimientos decrecientes a escala), hasta llegar al extremo de que uno más no produce nada más, o incluso hace decrecer, porque molesta.

Leer más: Innovación y el límite del esfuerzo

Dirección

Calle El Bachiller 6, 2
46010 Valencia

Teléfono

+ 34 963 626 359

Email

inmerco@inmerco.com

Linkedin 1389654839 linkedin circle gray

Encontrarás información de INMERCO y a su equipo en Linkedin.

Twitter

También nos encontrarás en Twitter.

Política de Privacidad

Folleto Proceso Mejora del Clima

 

Asociados con

tsa2
Inventa Logo

cooplexityinstitute logo M

logosumar