Menu
A+ A A-

INTEGRACIÓN E INDEPENDENCIA COOPERATIVA

enricA primera vista estos dos conceptos parecen un oxímoron, es decir,  que se trata de dos palabras con sentidos opuestos. Y esta es la cuestión que tiene planteado el mundo cooperativo, en especial el cooperativismo agroalimentario español. ¿Es posible desarrollar la eficacia y la competitividad de las cooperativas  manteniendo su independencia sin integrarse en entidades de mayor volumen?

El pasado miércoles 17 de julio el Congreso de los Diputados aprobó la ley de fomento de integración cooperativa y de otras entidades asociativas de carácter agroalimentario. Con esta ley se pretende impulsar un  nuevo modelo cooperativo más profesionalizado, generador de valor y con una dimensión significativa.

Es evidente que el tamaño importa. Como ya hemos comentado en otras ocasiones en estas mismas páginas,  en España tenemos un cooperativismo excesivamente atomizado si lo comparamos con otros países de nuestro entorno. Por ejemplo, las dos mayores cooperativas agroalimentarias holandesas facturan lo mismo que las 4.000 cooperativas del mismo sector que hay en España, juntas. Ninguna de nuestras cooperativas se sitúa en el ranking de volumen de ventas entre las veinticinco cooperativas más grandes de la Comunidad Europea.

Los datos hablan por sí mismos y no hay que hacer muchas cábalas para entender que se necesita realizar un cambio profundo para alinear todas las potencialidades del cooperativismo agroalimentario, para conseguir un sector mucho más fuerte, con volúmenes suficientes para conseguir las economías de escala que nos conduzcan a unas organizaciones más eficientes y competitivas.

Siendo todo lo comentado necesario y una aspiración de aquellos que creemos en el cooperativismo y deseamos que adquiera el protagonismo social y económico que merece, por los valores diferencias que aporta respecto a otro tipo de organizaciones empresariales, preocupa la fórmula que se utilice para conseguir esa integración.

Me explicaré: las cooperativas agrarias actuales tienen un profundo arraigo en las localidades y comarcas donde nacieron y se han desarrollado, han contribuido y siguen  contribuyendo a la vertebración del mundo rural español, además de contribuir  al desarrollo económico y social de su entorno inmediato. Por tanto, ese necesario proceso de integración debe hacerse buscando las formulas jurídicas y asociativas que permitan que ese arraigo y contribución de las cooperativas a su entorno no desaparezca. Es más: debería mejorarse y ampliarse.

Los procesos de integración que, como hemos dicho, son imprescindibles desde una perspectiva económica, no justificarían la desaparición de todos esos valores diferenciales que hemos comentado, ya que se traducen en mejoras económicas y sociales para el territorio donde están arraigadas. La  eficacia económica no puede justificar el despojamiento del trabajo que desarrollan las cooperativas en su terreno. Por tanto, a los líderes cooperativos y a las administraciones públicas implicadas en este proceso les corresponde buscar fórmulas imaginativas para que la integración e independencia cooperativa puedan convivir en un nuevo proyecto de modelo cooperativo en el que sea posible la integración para conseguir la eficiencia  en la parte económica y la independencia en el desarrollo de la labor social en su entorno. Así sea.

Dirección

Gran Vía Fernando el Católico 87 - 9
46008 Valencia

Teléfono

+ 34 963 626 359

Email

inmerco@inmerco.com

Linkedin 1389654839 linkedin circle gray

Encontrarás información de INMERCO y a su equipo en Linkedin.

Twitter

También nos encontrarás en Twitter.

Política de Privacidad

Folleto Proceso Mejora del Clima

 

Asociados con

tsa2
Inventa Logo

cooplexityinstitute logo M

logosumar