Menu
A+ A A-

¿OPTIMISMO O PESIMISMO ANTE LA CRISIS?

Tiempo estimado de lectura: 2'5 minutos

enricwebAnte el aluvión permanente de malas noticias (cerca de cinco millones de parados, los mercados atacando a los países del sur de Europa, incluida España, cierres de empresas, congelaciones de salarios y pensiones etc.) nos invade una angustia generalizada, incluso a aquellos cuyas condiciones laborales o vitales no han sufrido el más mínimo cambio, generando una ola de pesimismo, que invade cualquier rincón de nuestra sociedad.

Ante esta situación, uno se pregunta… ¿es bueno que una sociedad se sienta pesimista para hacer frente a una crisis como la que estamos viviendo?. Parece ser que no, ese sentimiento negativo en modo alguno ayuda a afrontar la situación, ni a reponer las fuerzas necesarias para superarla, así lo ponen de manifiesto distintos trabajos e investigaciones, realizados por la corriente científica de la Psicología Positiva, creada por el profesor Martin Seligman, entre cuyos objetivos están el estudio de las bases psicológicas del bienestar y la felicidad y los rasgos que nos permiten superar con éxito situaciones vitales difíciles.

Además, ser pesimistas u optimistas, también tiene repercusiones para la salud, la Clínica Mayo realizó un estudio con más de ochocientos pacientes en el que estableció que el optimismo nos hace un 20% más longevos, y nos proporciona mayor calidad de vida.

Me viene a la memoria la historia de aquellos estudiantes uruguayos que iban a jugar un partido de rugby a Chile y su avión se estrelló en los Andes y que fue recreada en la película Viven. En el accidente murieron veintinueve personas y se salvaron dieciséis. Si estos fueron capaces de sobrevivir a más de cuatro mil ochocientos metros de altura, y con temperaturas de más de treinta y cinco grados bajo cero, fue porque no sucumbieron al pesimismo y asumieron la necesidad de actuar por su cuenta, al saber a través de una radio que podían escuchar, pero con la que no podían comunicarse, que pasados diez días se suspendieron las labores de rescate dándoles por muertos. Ante esta situación límite, decidieron no resignarse y luchar desechando cualquier pensamiento derrotista y organizando una expedición con dos de ellos que consiguieron recorrer más de cien kilómetros y pedir ayuda.

No soy un iluso que ignora los problemas reales y piensa que, con una sonrisa y con buenas intenciones todo se soluciona, lo que quiero poner de manifiesto es que, por muy doloridos que estemos, por muy negro que percibamos el panorama, una actitud pesimista no ayuda a solucionar nada, más bien todo lo contrario, nos sitúa en un bucle permanente de lamentos y quejas que a lo único que conduce es a la paralización.

Creo que es momento de superar esta etapa y desde una concepción realista y positiva, empezar a plantearse, cada uno de nosotros, que podemos hacer para mejorar nuestra realidad concreta y como podemos contribuir a mejorar la de los demás, esperar a que lo hagan otros, los políticos, la Administración, etc. es peder el tiempo. Es el momento de asumir nuestra propio protagonismo para buscar alternativas que mejoren la situación actual, y hacerlo desde una actitud optimista incluso me atrevería a decir con sentido del humor, ser capaz de relativizar situaciones difíciles e incluso reírse de ellas es un sano ejercicio.

Recuerdo cuando era joven que el párroco de mi pueblo, en Josep Alba, que había vivido la guerra civil, que era un demócrata convencido y que hizo de su vida un ejercicio de pobreza y de ayuda al prójimo, entre otras cosas, visitando a los presos políticos y llevándoles comida y tabaco, nos decía: “el sentido del humor es una herramienta imprescindible para caminar por la vida, yo siempre la llevo encima”.

En ese mismo sentido el gran filosofo Friedrich Nietzsche dijo: “la potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar”.

Necesitamos recobrar ese sentido del humor, individual y colectivamente y superar el pesimismo paralizador para iniciar una nueva etapa de optimismo inteligente que nos empuje a la acción y nos ayude a encontrar la salida a la tan traída y llevada crisis.

Dirección

Gran Vía Fernando el Católico 87 - 9
46008 Valencia

Teléfono

+ 34 963 626 359

Email

inmerco@inmerco.com

Linkedin 1389654839 linkedin circle gray

Encontrarás información de INMERCO y a su equipo en Linkedin.

Twitter

También nos encontrarás en Twitter.

Política de Privacidad

Folleto Proceso Mejora del Clima

 

Asociados con

tsa2
Inventa Logo

cooplexityinstitute logo M

logosumar